Citas Vango: Entre cielo y tierra - Timothée de Fombelle



Aquí estoy nuevamente! Jajaj Bueno, aquí como saben encontraran mis citas (frases) favoritas, ahora el turno es de Vango: Entre cielo y tierra. Agradezco a Panamericana Editorial por el envió del ejemplar y por aceptar colaborar conmigo, no sé si sepan, pero en Colombia es muy difícil encontrar colaboradores de ejemplares físicos L, realmente eso da mucha tristeza. Pero ni modos, me alegra poder encontrar editoriales que nos den apoyo a los Bloggers y Bookstagramers.

Bueno, si quieren leer la reseña de Vango: Entre cielo y tierra, la pueden encontrar en la entrada anterior. Díganme… ¿Cuál es su cita favorita de este libro? La mia sin duda es la numero siete.



1. “¿Quién hubiera podido imaginar lo que pasaría durante el tiempo exacto que tarda un huevo en cocinarse?

        Tres minutos para cambiarle el rumbo al destino”

2. “Los pequeños milagros acompañan las grandes desgracias”

3. “Desde siempre, Vango se sentía mejor cerca del cielo. Tenía las costumbres de las alturas. De hecho, la desgracia que había vivido el día anterior, la que podía malograr su vida, ¿No había ocurrido estando de costado en el piso por primera vez?”

4. “Este encuentro había cambiado muchas cosas en su vida. A partir de ese día, el mundo le parecía mucho más bello y un poco más complicado”

5. “—Solo los débiles cambian de opinión (…)
       —Es por haber cambiado de opinión que hemos conquistado el cielo, Her Kreisleiter. Un pequeño consejo de sabio: Jamás llegará muy alto sin cambiar de opinión”

6. “—Después de tanto decirte que no te necesitaba… me sorprendió que me hicieras tanta falta”

7. “Hay personas en la tierra de las que nunca sabremos de dónde vienen ni a donde van”

8. “Deshaciéndose de los nombres, todo se hace más simple. Hace que no haya sentimientos”

9. “Contigo todo es quizá, Ethel. Tú te llamas quizá”

10. “—Todo el mundo tiene pequeños secretos, más o menos privados, comandante, Incluso los héroes.
        —Yo no soy un héroe —dijo Eckener”

11. “Vango avanzaba por la vida borrando sus huellas. Él no llamaba a eso paranoia, sino supervivencia”

12. “Combatir la guerra antes de que comenzará. Atacar sus raíces antes de que surgiera de la tierra”

13. “¿Quién no recuerda el día en que renuncio a su más bello sueño?”

14. “¿Hubiera sido necesario, incluso en un mundo perfecto, desviar esas dos vidas y tratarlas como fichas que se mueven una casilla delante o atrás solo por el placer de ver un encuentro en cámara lenta?”

15. “Vango pudo leer dos palabras repetidas varias veces y un nombre. Las palabras cambiarían su vida. El nombre lo habitaba desde sus catorce años. Esas palabras y ese nombre tenían una probabilidad en un millón de encontrarse en ese papel, en ese lugar y en ese momento.
         ¿Quién eres?
         ¿Quién eres?
         ¿Quién eres?
         Ethel.”

16. “Cuando uno vive solo, los objetos toman una gran importancia. El ojo se acostumbra a ellos. Están en el lugar que se les da, y el más mínimo cambio es tan sorprendente como una huella en la luna”

17. “—No van a agarrarlo —dijo— Yo sé todo lo que él ha superado. (…) Tiene la fuerza de los supervivientes”

18. “Hay puertas cerradas que incluso dejan verse por el miedo que tenemos de abrirlas”

19. “Por fin, había empujado las puertas del pasado, que se abrieron a una mezcla de alivio y de pena, para él todas las tristezas valían más que la incertidumbre”

20. “Si en la historia de la humanidad hubiera existido un territorio, uno solo, en el que se respetara a los humanos tanto como se honraba a los muertos, la vida sería mucho más amable”

21. “Ambos habían escogido un amor inaccesible. Ella amaba a un desaparecido. Él amaba a una desconocida”

22. “Ves gente que no existe, Ethel, y no eres capaz de ver a los que están por ahí”

23. “Cuando se observan los copos de nieve que caen en algún lugar, el tedio nos sumerge; pero, cuando se sigue a un copo, uno solo, desde arriba, siguiendo sus acrobacias, es toda una aventura, una embriaguez”

24. “La topo recordaba el tiempo en el que ni siquiera sabía que quería decir la palabra soledad. El tiempo en el que vivía suspendida sobre la ciudad y su gente, en que no sufría por nadie. Ese tiempo estaba ahora muy lejos”

25. “La topo se había vuelto una experta en soledad, una campeona mundial. La ausencia no la abandonaba jamás”

26. “—No tengas miedo
        —Me heriste —dijo Vango
        —Tú me heriste a mí. Llevo seis años esperandote”